"Este año voy a por todas, a tope"

 

Carla Herrera-Oria, rider North Team, a sus 24 años se ha embarcado en un reto al alcance de muy pocos, competir en kitesurf en la modalidad de strapless al más alto nivel. Para ello, entrena a diario siempre que Eolo lo permite y Tarifa es su casa y su lugar de entrenamiento.

Carla Herrera-Oria es una chica de 24 años con las ideas claras. Nacida en República Dominicana, ha vivido toda su vida a caballo entre Toledo y Conil hasta que hace más de un año decidió que para cumplir su sueño de convertirse en rider profesional, Tarifa debía ser el lugar donde vivir, "dónde cada día me levanto mirando si se mueve la palmera para ir al agua entrenar".

 

Da igual si hay levante o poniente, si está fuerte, muy fuerte o flojo, si hay posibilidad, la encontraremos en Balneario, Los Lances, Valdevaqueros, Getares, Conil o Caños de Meca, y es que pasar de ser rider amateur a profesional y cumplir su sueño requiere ciertos sacrificios. 

 

- Habiendo vivido casi toda tu vida en Toledo, ¿De dónde te viene la pasión por el mar?

 

Viviendo en Toledo, con mi familia, he veraneado muchísimos años en Conil, y siempre estuve metida en el mar. Empecé con el boggie, luego me pasé al surf. Iba siempre sola al agua, y me aburrí, y me pasé al Skimboarding, ahí conocí a un chaval que hacía kitesurf y me dijo que me iba a enseñar, y ahí empezó todo.

 

Yo dije que nunca me iba a enganchar a este deporte, y ahora lo primero que hago es levantarme y mirar por la ventana si se mueven las palmeras para saber si hay viento. 

 

- ¿Cuando empezaste con el kitesurf?

 

Hace 10 años, con 14 años en Conil. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

- Hace 10 años arrancaste con este deporte, y hace uno y medio decidiste mudarte a Tarifa, ¿porqué?

 

Si. Yo vivía en Conil con mi madre y ella decidió volverse a vivir a Toledo. En ese momento decidí que yo me quería venir a Tarifa. Yo en Toledo no hacía nada, y en Conil no hay tanto trabajo como aquí, ni tanto viento, entonces decidí venirme a Tarifa. Llevaba muchos años pensándolo y tomé la decisión de venir a vivir a Tarifa.

 

- A nivel profesional este año has decidido dar el salto. 

 

Este año vamos a tope con el Strapless. Vamos a ver que tal va. También depende de muchas cosas, las pruebas de España las voy a hacer seguro, las del Mundial dependerá de si me hacen internacional o no, porque son muchas etapas alrededor del mundo, y hace falta mucho dinero para ir a todas. Las etapas son Tarifa, Dakhla, Fuerteventura, Isla Mauricio, Brasil, México e Italia. Es mucho dinero, por lo que iré a las que pueda. Las del circuito nacional seguro, y de internacional Tarifa, y Fuerteventura. Todas las competiciones a las que iré serán de strapless, el freestyle lo tengo abandonado, ni siquiera tengo twin-tip en casa. 

 

- En cuanto al tiempo que llevas en Tarifa entrenando, ¿cómo estás viendo tu progresión?

 

En strapless la verdad es que me siento muy bien y estoy evolucionando muy rápido, hace algunas semanas que no saco nada nuevo, porque navegar mucho en Balneario te limita un poco, pero me veo bastante bien. A nivel internacional en strapless sólo conozco a una chica, Cynthia Brown, que tenga más nivel que yo, pero acaba de ser madre y no va a viajar a competir, por lo que veo posibilidades.

 

- ¿Cuál es tu sueño para este 2017?

 

Poder hacer todo el tour. Es mi primera experiencia profesional y el resultado es lo de menos, quiero competir en todas las pruebas. El año pasado tuve una primera toma de contacto, fui a Dakhla a hacer la prueba y quedé tercera, no fue tan mal ya que toqué podio y la experiencia me gustó mucho. Recuerdo que en tierra estaba muy nerviosa, mis amigos estaban alrededor, dándome la tabla y dándome ánimos pero estaba muy nerviosa, pero fue entrar al agua y todo se olvidó, era un día más navegando, pero con gente gritando. 

 

- ¿De dónde viene la decisión de optar por el strapless? Te he visto navegar también con twin-tip y también con un nivel bastante bueno, pero te decides con strapless, ¿porqué?

 

Todo empezó porque me hice daño. Me rompí la pierna y en ese momento no podía coger la twin-tip, no podía saltar, por lo que empecé con el strapless. Al principio iba y venía sólo, y como era algo obligatorio no me llegó a enganchar. Luego aquí en Tarifa me volví a hacer daño en el tobillo con las botas, porque se me fue el pie muy para dentro, y no podía ponérmelas después, y volví al strapless, y poco a poco, me fui divirtiendo más, vi que evolucionaba, también con la twin-tip me aburría más, y entonces WET me llamó para sponsorizarme, y decidí que como con la twin-tip no estaba logrando nada, apostaría por el strapless. Me llamó Gustavo y también Jaime Herráiz (WET Watersports) me vio un día y me dijo que me había visto y tenía que ir a competir a Dakhla, que tenía nivel para competir.  

 

- ¿Cuáles son tus referentes en el kitesurf?

 

En freestyle yo cuando empecé a hacer kitesurf mi referente era Gisela, que tiene un año menos que yo, y siempre decía que quería ser como ella, competir, viajar y navegar. En chicos mi referente a nivel mundial es Aaron Hadlow, porque es un innovador y ha sacado los trucos, pero también tenemos que decir que gracias a Álvaro Onieva tenemos las tablas que tenemos. 

 

En strapless, en chicos me quedo con Matchu Lopes, porque es una persona muy abierta y sociable, y siempre está dispuesto a ayudar, y en chicas no sabría decirte. 

 

¿Qué es lo que más te gusta y lo que menos te gusta de Tarifa?. 

 

Yo la verdad es que no salgo nunca de fiesta, no tomo nada de alcohol, por lo que lo que conozco es la playa y poco más. Pero si puedo decir que el ambiente que se respira por la calle es muy diferente al que se respira en cualquier otro pueblo. Hay mucho ambiente de kitesurf y mucha diversidad. Lo que menos me gusta, cuando hay demasiada gente en el agua, y también el hecho de que faltan muchas infraestructuras en la playa. Somos muchos en el agua todo el año y creo que debería haber algo más de seguridad. 

 

- ¿Cómo te ves en el futuro? 

 

No lo se, lo primero es entrenar duro y competir todo lo que pueda para poder ser internacional, así podría tener un sueldo, y entonces la cosa cambia porque puedo viajar, entrenar, competir, y dedicarte y centrarte en la competición. Ahora mismo, tengo que compaginar el entrenamiento con los cursos de kite con la escuela Why not Fly de Chiclana con la que trabajo.  Este año en la competición voy a ir a por todas, voy a dejar todo en el agua. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto y fotografía: David Alarcón. 

gallery/carla herrera oria kitesurf tarifa (5)
gallery/balneario 26 marzo 2017 kitesurf tarifa (47)
gallery/carla herrera oria kitesurf tarifa (4)
gallery/carla herrera oria kitesurf tarifa (6)
gallery/carla herrera oria kitesurf tarifa (3)